Hay especias que no pueden faltar en tu cocina, sobre todo, si te gusta lo picante. Pero hay otras que no son tan conocidas y que también son buenas que las tengas. Por ejemplo, semillas de comino negro, que recuerdan a la pimienta y que se le atribuyen propiedades curativas. ¡Cleopatra, la reina más joven de Egipto, ya las utilizaba en sus rituales de belleza!

¿De dónde procede el comino negro?

Como nos explica la dietista y nutricionista Irene Lezcano, de Nutritienda, el comino negro (Nigella sativa L) también conocido en castellano como ajenuz o arañuel, proviene de Oriente Medio, África y Asia. Actualmente, su cultivo se ha extendido a más zonas del mediterráneo, aunque en España se puede encontrar de forma silvestre.

Es una planta procedente de la familia Ranunculaceae (ranunculáceas), y se caracteriza por sus flores de color blanco o azul y por desprender un olor parecido al de la nuez moscada.

«Es conocida por sus usos culinarios y aromáticos aunque históricamente también se le conoce como hierba medicinal. Su uso se remonta al antiguo Egipto donde se le consideraba el aceite de los Faraones«, indica la experta que además nos detalla que se «cuenta que encontraron semillas de comino negro dentro de la tumba de Tutankamkón y que Cleopatra utilizaba su aceite en sus rituales de belleza».

Sus propiedades nutricionales

Generealmente, el comino negro tiene un interesante valor nutricional. «Destaca su cantidad de proteínas y grasas y su contenido en ácidos grasos esenciales, aminoácidos y vitaminas», sostiene la nutricionista.

En cuanto a sus componentes fitoquímicos, su composición puede variar según factores que afectan al cultivo, madurez… «Pero entre ellos, destaca su principal componente activo: la timoquinona de la familia de los terpenos y terpenoides y al que se le atribuyen propiedades antioxidantes», detalla.

Otros temas:  Piel grasa: por qué aparece y cómo combatirla

Este componente se puede encontrar principalmente en las semillas del comino negro.

Ideas para aprovechar las propiedades del comino negro

Por un lado, el aceite esencial que se obtiene de sus semillas se utiliza en complementos alimenticios.

Aunque es famosa por su uso como condimento en la cocina. «Su sabor es único, ligeramente amargo y picante, con toques que recuerdan a la pimienta».

De hecho, Lezcano nos cuenta que es muy utilizado en la cocina de la India y el Oriente Medio, utilizándose en platos como guisos, currys, ensaladas o incluso en la elaboración de panes, en la India se espolvorean sus semillas en el pan naan.

Al añadirla en tus recetas, podrás viajar con tu paladar y descubrir nuevos sabores. La mejor forma de hacerlo es tratándola previamente y moliéndola para que se liberen sus aceites esenciales y su aroma.

Además, es una especia a la que podrás sacarle su máximo partido si la combinas con otras especias como la canela, la cúrcuma, la nuez moscada… Y si quieres disfrutar de un toque crujiente en tus platos, por ejemplo en tus ensaladas, ¡las puedes añadir directamente!

Los usos medicinales del comino negro

A lo largo de los siglos y en numerosas culturas se le han atribuido propiedades digestivas y curativas al comino negro. «No existen estudios científicos que confirmen el uso medicinal de esta semilla, pero si bien es cierto que se trata de una fuente de propiedades que contribuyen a la mejora de la salud«, indica Juan Desmonts, farmacéutico y fundador de Dosfarma.

Estas semillas contienen «numerosas vitaminas y minerales, ácidos grasos como el omega 3, 6 y 9, timoquinona o esteroles que hacen de él una combinación perfecta de nutrientes para mejorar la salud y el bienestar».

Otros temas:  Ejercicios para bajar de peso

Pero si queremos hablar de usos medicinales, antes de consumirlo, «tendríamos que consultar con el médico de cabecera para hacer un uso adecuado», recuerda el farmacéutico, quien a continuación nos detalla algunas de sus propiedades medicinales.

¿Sirve para eliminar metales pesados?

Cada vez es más común que nuestro cuerpo contenga metales pesados debido a los hábitos diarios, no solo de alimentación sino de consumo tecnológico, contaminación,etc. «Lo más importante es intentar reducirlos a través de alimentos que favorezcan la depuración del organismo. En este caso, el comino negro, gracias a sus nutrientes ayuda a reducir los metales pesados del organismo».

Cuida de tu piel

El comino negro ayuda a mantener los niveles de colágeno, por lo que favorece la elasticidad e hidratación de la piel. Suele ser recomendado para el cuidado de la piel sensible y gracias a sus propiedades antisépticas, favorece la cicatrización cutánea.

Aliado del corazón

El consumo habitual de comino negro ayuda a mantener los niveles de colesterol y a reducir la presión arterial. Combinado con una buena alimentación y ejercicio físico, su consumo actuaría de forma positiva.

¿Tiene contraindicaciones?

Como cualquier complemento alimenticio, su consumo debe estar recomendado por un médico o farmacéutico y siempre dependerá de la salud de cada paciente. Además, existen diferentes formatos y opciones para consumirlo que deben ser pautadas por un profesional, concluye Juan Desmonts, farmacéutico y fundador de Dosfarma.