Por José Gregorio Aguilar

Para detener el maltrato animal en Victoria, primero se necesita reforzar la campaña de concientización y educar a los dueños de las mascotas para que conozcan  el reglamento  y sepan que un perrito o cualquier especie, tiene derechos que se deben de respetar.

        Mía Fresy, responsable del Refugio Santa Lima, dijo que nunca estuvo de acuerdo con la forma  de actuar de las autoridades porque ante una denuncia de maltrato, solo se limitaban a quitarle el perro o el gato a sus dueños pero olvidando que estos últimos adquirían otra mascota al día siguiente.

         “Antes iban y quitaban a los perros estoy en contra de que se los quiten porque tú se los quites para mañana van a traer otro entonces lo que tienes que hacer es concientizar. Primero es dar un aviso, después un segundo aviso y ya la tercera vez  es una multa; así tiene que ser”.

Después del periodo de concientización y si persiste la irresponsabilidad de la gente, entonces sí sería conveniente aplicar una multa;

“Lo primero es platicar con esa gente, porque probablemente no conozcan el reglamento, luego sigues dando visitas y si siguen incumpliendo, tienes que insistir en recordarles los derechos como el hecho de que una mascota tienes que llevarla al veterinario, y que no los puedes tener en espacios reducidos”.

No obstante, aclaró que casos como el de envenenamiento, y violencia extrema contra los animalitos, como cuando los golpean con cables o los torturan cortándole sus patitas, deben ser denunciados directamente ante la Fiscalía General de Justicia de Tamaulipas, para lo cual, los activistas ofrecen apoyo para que se lleve a cabo el procedimiento jurídico en forma correcta, pero sobre todo, que se logre el castigo que merecen los agresores.

         “Y ya sin sigue sin cumplir y siguen igual entonces sí prosigue la denuncia, en casos mayores de maltrato animal como violaciones, o donde los golpean con cables o los cortan, ese tipo de crueldades eso si tiene que ir directo a la Fiscalía”.

Otros temas:  Padres de familia denuncian que en la Secundaria Rosario Castellanos de Reynosa monopolizan la venta de uniformes